Los Personajes - Tips

  • Una distinción crucial a la hora de escribir un guión es la que separa los conceptos de situación y de acción. Una situación -por muy interesante que sea- es estática, es una "fotografía". La acción, por el contrario, presupone una transformación y siempre implica movimiento.

  • Hay situaciones tan interesantes que le crean a quien las inventa (o a quien las recrea) la ilusión de tener una gran historia entre las manos. La frase "Un extraterrestre amigable es protegido por un niño", describe una situación. La frase "Un extraterrestre amigable lucha por regresar a su casa que está situada a miles de kilómetros de la tierra" describe una acción y presupone una transformación. Sólo en el segundo caso hay una historia.

  • Las situaciones sin la acción son como cuentas de un rosario sin un hilo que las una y les dé sentido. A su vez, la acción, sin las situaciones, es como el hilo sin las cuentas del rosario. Es una direccionalidad desnuda y aburrida.

  • Las situaciones son como los chispazos: hacen que las historias se hagan luminosas por segundos, y luego se extinguen. Las situaciones necesitan de la progresión de las acciones para brillar una tras otra.

  • Las situaciones no tienen fin, las acciones comienzan y terminan.

  • Las acciones progresan y se enriquecen con las situaciones. Las situaciones extraen su interés del aporte que le otorgan a las acciones de la historia.

  • Las situaciones hablan de las relaciones y, por ende, de los personajes. Las acciones hablan del devenir y, por tanto, de la transformación de los personajes.

  • Las acciones transforman las situaciones. Las situaciones mantienen o desvían el curso de las acciones.

  • La "prueba ácida" de un guión es la síntesis: si Ud. puede contar su guión en dos o tres oraciones (y la historia contenida en ellas se muestra interesante), es probable que no tenga problemas de estructura. Si por el contrario, tiene que "explicar" la película (o, mucho peor, justificarla), debe seguir trabajando en la estructura.

 

 

 

 

Frank Baiz Quevedo. Todos los derechos reservados..